El pasado martes 11 de abril Proyecta participo en el lanzamiento de la Comisión de Trabajo de Medio Ambiente, de cara al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los cuales Chile adhirio el año 2015. Esa mañana los asistentes pertenecientes a diferentes empresas, industrias, fundaciones, comunas y otros, realizaron trabajos en grupos relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible relativos a temáticas medioambientales como: Consumo y Producción Sostenibles, Acción por el  Clima, Vida Submarina, Vida de Ecosistemas Terrestres, Calidad del Aire y Residuos. ODS

Que son los ODS?

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

Para alcanzar estas metas, todo el mundo tiene que hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y personas como usted.

En este sentido, las Empresas B ofrecen una alternativa para las empresas privadas y hacemos la invitación a todos a sumarse a este movimiento global que busca generar un triple impacto: social, ambiental y financiero.

Pero, ¿qué diferencias hay entre los ODM y los ODS?

Para que entienda un poco más, quisimos rescatar los 5 cambios más significativos que introduce los ODS, para que no crea que es simplemente un cambio de nombre.

  • Sostenibilidad. La nueva hoja de ruta pone en el centro un cuestión que había permanecido en un segundo plano en los últimos 15 años: el modelo actual es insostenible. Si queremos garantizar la vida y los derechos de las personas y el planeta tierra, el modelo a seguir tiene que ser sostenible.
  • Equidad. Los ODM se basaban en promedios nacionales y no contaban con la realidad de las comunidades más vulnerables y alejadas. Los ODS incluyen un enfoque en el que se tienen en cuenta más parámetros que reflejan mejor la realidad para poder trabajar con ella.
  • Universalidad. Mientras los ODM trabajaban las metas solo en los países en desarrollo, los ODS establecen que no se puede hablar de agenda de desarrollo si no se asume que todos los problemas están interconectados y hay que abordarlos desde todos los países.
  • Compromiso. A diferencia de los ODM, los ODS comprometen por primera vez a todos los países del mundo. Esto significa, por ejemplo, que el Gobierno de España tendrá que aplicar la Agenda 2030 en sus políticas internas, lo que supone un cambio sustancial con respecto a los ODS.
  • Alcance. Frente a los 8 ODM, ahora tenemos 17 ODS con 169 metas a alcanzar. Aunque pueda parecer ambiciosa, la nueva Agenda no ha querido dejar de lado cuestiones que considera fundamentales como el empleo digno o el cambio climático.

Proyecta por el desarrollo sostenible!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *